NUEVO MIEMBRO HONORARIO DE LA ACADEMIA CHILENA DE MEDICINA

Image

En sesión pública y solemne, el jueves 17 de mayo se realizó la incorporación del Dr. Andres Valdivieso Dávila como Miembro Honorario. El acto fue encabezado por el directorio de la Academia y el discurso de recepción estuvo a cargo de la doctora Gloria Valdés, Miembro de Número de la Corporación.

El doctor Valdivieso, médico nefrólogo de la Pontificia Universidad Católica de Chile, PUC, realizó la conferencia El balance corporal …en la que fue relatando su historia como médico, sus motivaciones, y como éstas y su trabajo lo llevaron por el camino de la nefrología. Recordó cuando era un adolescente y junto a su hermano hacían paseos y observaban la naturaleza, lo que despertó su interés por la biología, por la teoría de la evolución y la fisiología.

El Dr. Valdivieso entró a estudiar medicina a los 16 años y en 1974 recibió el Premio Colegio Médico al Mejor Alumno de la promoción. Realizó su residencia de Medicina Interna en la PUC entre 1974 y 1977, y la residencia Medicina Interna y Beca en Nefrología en la Universidad Miami entre 1977 y 1980.

En su discurso durante la ceremonia, agradeció a sus mentores y relató su trabajo de investigación realizado en el laboratorio del Profesor Hector Croxatto R.

En su presentación además mostró el balance corporal del sodio, enfatizando el rol de los péptidos natriureticos y las relaciones funcionales entre el hígado y los riñones que excretan el sodio.

Evocando la canción Cambia todo cambia, del compositor y músico chileno Julio Numhauser, el Dr. Valdivieso finalizó en la señalando que todo cambia, pero no ha cambiado su deseo de saber, la gratitud, la amistad y el trabajo en grupo. “Aquello que no cambia, que es en el fondo el sentido final de nuestra existencia, el respeto por el ser humano y en dos palabras: el amor y la virtud de la humildad” expresó.

La doctora Gloria Valdés, fue la elegida para hacer el discurso de recepción ¿Dónde se origina y cómo se expresa su atracción a la Medicina? Destacó la influencia de su antepasado, el Dr. Vicente Izquierdo, y de su hermano Vicente. A sus mentores, los doctores Héctor Croxatto, Juan de Dios Vial y Salvador Vial, enfatizando que los tres ayudaron a su formación de médico y constituyeron modelos de vida. A su admiración por Homer Smith, el padre de la nefrología moderna. Enfatizó su rendimiento como alumno de pre y postgrado.

Se refirió a su dedicación a la docencia, que inició en Unidad Docente del Hospital Sótero del Río desde 1980, que mantiene hasta al día de hoy, y que se extendió a la del Departamento de Nefrología de la Escuela. Este aspecto – que desarrolla no solo en la teoría sino en toda su actividad asistencial - le ha valido el reconocimiento de las autoridades universitarias y de sus alumnos.

Destacó su investigación básica y clínica, dedicada al manejo renal de volumen, electrolitos, equilibrio ácido-básico y la relación hígado-riñón-aurícula derecha, entre otras. “El resultado de estos estudios se traduce al manejo fino de sus pacientes”.

La Dra. Valdés relató también su dedicación a la bioética. Integró el primer grupo dedicado a la ética en la Escuela de Medicina, que dio origen al Departamento de Ética de la Escuela. Participó en la Comisión de Investigación Escuela Medicina PUC. Actualmente es Miembro Comité Ética Asistencial.

Su gran espíritu de servicio lo ha llevado a integrar diversas comisiones en la Facultad de Medicina, sociedades científicas e instituciones acreditadoras.

En sus diversas actividades va del estudio profundo a la acción comprometida. Con su incorporación, la Academia hace un reconocimiento a una trayectoria profesional y académica destacada desarrollada en Chile y lo invita a colaborar con sus intereses a sus actividades”.